Blog

En los ecosistemas modernos, la mayoría de las especies son pequeñas porque necesitan menos energía para subsistir y dividir sus recursos. Esto permite una mayor diversidad que entre las especies más grandes ya que estas requieren una cantidad de alimentos mayor. Curiosamente, este patrón no fue produjo entre los dinosaurios no aviarios, sino todo lo contrario.

“La mayoría de las especies de dinosaurios que conocemos son grandes”, recuerda a SINC Katlin Shroeder, investigadora en el departamento de Biología de la Universidad de Nuevo México en EE UU. Junto a sus compañeras, la científica quiso entender por qué la composición de las comunidades de dinosaurios, en general poco diversos, contrastaba tanto con la de mamíferos modernos y prehistóricos, y por qué predominaban los dinosaurios más grandes.

Dinosaurios gigantes, demasiado jóvenes para morir viejos

Para explicar esta tendencia, las paleontólogas realizaron la difícil y compleja tarea de recopilar y verificar la presencia de especies en todo el mundo a lo largo del Mesozoico, hace entre 250 y 65 millones de años. Para ello examinaron la distribución masiva global de dinosaurios de 43 comunidades diferentes en siete continentes que abarcan 136 millones de años y que incluyen más de 550 especies de estos animales.

Los resultados, publicados hoy en la revista Science, no solo explican por qué la diversidad de especies entre dinosaurios más pequeños fue menor que entre los grandes, sino también muestran las diferencias de distribución entre herbívoros y carnívoros. “Esto indica que hubo un impulsor ecológico local que influía en la diversidad de dinosaurios carnívoros”, indica Shroeder.

Aunque estos animales dominaron la Tierra hace 150 millones de años, los dinosaurios que pesaban menos de 60 kilos no eran muy diversos. Lo eran más los megaterópodos carnívoros, como el Tyrannosaurus rex, de más de 1.000 kilos y que podía alcanzar los 12 metros de longitud y los tres metros de altura. Además, entre estos animales pequeños y gigantes, las autoras detectaron una ausencia de especies de carnívoros medianos, de entre cien y mil kilos.

Una brecha cubierta por los jóvenes

El equipo de investigadoras da varias explicaciones a esta inusual distribución que conllevó a una reducida diversidad. Primero, la puesta de huevos en los dinosaurios proporciona una serie de beneficios a las especies, “principalmente porque se gasta relativamente poca energía en la gestación y que el tamaño de las nidadas y de las crías puede ser mucho mayor que en los animales que se dan a luz vivos”, comenta Shroeder.

PUBLICIDAD

A esto se añade la diferencia de tamaño entre las crías, que pesaban menos de 15 kilos al eclosionar, y los adultos de megaterópodos, que superaban la tonelada. Esto puede ser beneficioso para dividir los recursos alimentarios en un entorno concreto ya que se reducía la competencia dentro de una misma especie. Este reparto de recursos a través del crecimiento se conoce como cambio de nicho ontogenético.

Así, al crecer rápido, los megaterópodos jóvenes predominaron en los nichos ecológicos que de otro modo hubieran podido estar disponibles para taxones medianos en la era mesozoica. Esto explicaría la ausencia en el registro fósil de los mesocarnívoros de tamaño medio. Pero esta brecha en la distribución fue más pequeña durante el Jurásico (hace 205 millones de años) que el Cretácico (hace 135 millones de años) y era inexistente cuando en las comunidades de dinosaurios no había megaterópodos.

PUBLICIDAD

“Encontramos que los juveniles de megaterópodos representaban una mayor porción de la especie que los adultos, lo que indica que pudieron tener una influencia significativa en sus comunidades”, subraya la paleontóloga.

En el caso de los herbívoros, estos se vieron menos afectados por el cambio de nicho ontogenético. “Esto puede tener que ver con la forma en la que vivían: hay evidencia de que muchos dinosaurios herbívoros grandes vivían en grupos y, como comedores de plantas, es posible que hayan podido dividir sus recursos alimenticios verticalmente, con adultos grandes comiendo la parte superior de las plantas mientras que los más pequeños y los juveniles comían debajo”, detalla la investigadora.

Las paleontólogas concluyen así que el cambio de nicho ontogenético fue un factor importante en la generación de la estructura y diversidad de la comunidad de dinosaurios.

Pues con la energía pasa igual, pero peor: no tenemos “nevera” donde guardar al menos una parte para poder usarla más adelante y si producimos de más… no la podemos aprovechar.  Pero esta realidad, que “lastraba” el potencial de las energías renovables como la eólica o la solar, está ya cambiando.  Y, además, hay un plan ambicioso diseñado por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico para acelerar ese cambio y se llama Estrategia de Almacenamiento Energético.

El plan ya está aprobado por el Gobierno y contiene 10 líneas de acción y 66 medidas. El objetivo es claro: multiplicar nuestra capacidad para almacenar energía de manera que, cuando tengamos mucha capacidad de producción, especialmente de renovables, podamos guardar el excedente y usarlo cuando nos convenga.

La revolución del almacenamiento de las energías renovables ya está aquí

Ahorro, seguridad y flexibilidad

Las ventajas son muchísimas. Y todas muy importantes.

El desarrollo de un sistema eficiente y amplio de almacenamiento energético cambiará nuestro sistema eléctrico, haciéndolo más estable y seguro, ahorrará dinero a hogares e industrias, y hará que respiremos un aire más limpio. El almacenamiento es clave para impulsar las energías renovables. Los días con mucho sol o mucho viento nos servirán para producir mucho y utilizar ese superávit almacenado en otros momentos del día, o cuando los días sean nublados o estén en calma, en función de la tecnología de almacenamiento que se utilice.

Y ya sabemos que, a más renovables, más ahorraremos en costes, porque son las más baratas. También nos beneficiaremos de menos emisiones contaminantes, porque son las más limpias. Además del ahorro, hay otras razones para apostar por el desarrollo de un sistema eficiente de almacenamiento: si somos capaces de almacenar más y más energía, el sistema será más seguro, fallará menos.

Seguramente habrás oído hablar de la flexibilidad del sistema: pues bien, eso significa que si hay algún problema en la producción, esta estrategia nos permitirá desplegar distintas opciones para que podamos ir a la reserva y seguir así proporcionando electricidad a quien la necesite, donde la necesite y en el lugar donde la necesite. El almacenamiento y la gestión de la demanda (que no es otra cosa que variar el consumo en función de las señales de precio del sistema eléctrico) jugarán un papel fundamental.

PUBLICIDAD

Todo esto será especialmente relevante para los sistemas eléctricos de Canarias y Baleares, de los cuales os hablé en mi anterior post, porque al ser sistemas pequeños y aislados son más vulnerables. Pero si son capaces de autoabastecerse con el recurso energético almacenado, habremos solucionado buena parte de estos problemas.

Y hablando de autoabastecimiento… Otro gran beneficiario con las tecnologías de almacenamiento serán los consumidores que apuesten por convertirse en productores, ya que al fin dispondrán de una tecnología que facilitará el proceso enormemente. Tal y como comentábamos cuando os hablé de las Comunidades Energéticas Locales, la largamente esperada promesa de democratización de la energía está llegando, con la ecuación Producción más almacenamiento = autoconsumo eficiente.

Nuevos modelos de economía sostenible

A tener en cuenta también: el almacenamiento está creando nuevos modelos de negocio, nuevas expectativas de progreso y perspectivas de desarrollo. ¿Has pensado en la cantidad de pasos y de fases que necesita un proyecto como este para salir adelante? A eso se le llama cadena de valor, y cada eslabón es una oportunidad para crear empleo, oportunidades y futuro.

PUBLICIDAD

Un repaso rápido nos llevaría a pensar en fabricantes de componentes, suministradores de materias primas y piezas eléctricas, de sistemas de protección y de integración en el territorio, servicios al usuario final para que pague menos en su factura y optimice su consumo, gestión de residuos y de reciclaje…

Si, además, potenciamos que sean fabricantes y proveedores nacionales y que buena parte de todo esto se desarrolle en comarcas y regiones que antes vivían de una producción basada en los combustibles fósiles… estaremos consiguiendo vertebrar el país con una transición justa, que significa acordarse de todos, no dejar a nadie atrás.

La innovación y la tecnología necesarias para conseguir desarrollar plenamente los sistemas de almacenamiento de energía incluyen:

PUBLICIDAD

  • Las centrales hidráulicas de bombeo, que permiten impulsar el agua para almacenarla en depósitos a gran altura y liberarla para producir electricidad cuando hay alta demanda
  • Las baterías, que son especialmente relevantes tanto por su aplicación en movilidad eléctrica como en sistemas de autoconsumo para viviendas o negocios, donde, en combinación con placas solares, permiten almacenar la energía sobrante para utilizarla en los momentos en los que no hay sol.
  • Los sistemas de almacenamiento térmico, una tecnología en la que España es líder y que se aplica, por ejemplo, en las centrales termosolares, donde se almacena calor en tanques de sales fundidas a alta temperatura para posteriormente emplearlo en la producción de electricidad.
  • El muy prometedor futuro del hidrógeno verde, del que ya os comenté sus posibilidades aquí y aquí. 

En este vídeo te explicamos todos estos conceptos para que puedas entenderlo aún mejor:

El presente y el futuro

¿Cuál es ahora mismo nuestra capacidad de almacenamiento? En estos momentos podemos almacenar unos 8,5GW, en su mayoría en centrales de bombeo hidráulico y termosolares. Pues bien, el plan pretende pasar a 20GW en 2030, con un papel muy relevante de los baterías asociadas a autoconsumo, y de ahí saltar a los 30GW en 2050.

Esos son las dos horizontes clave y que son coherentes con lo establecido en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que marca que para 2030 el 74% de nuestra electricidad debe ser de origen renovable, y el 100 % para 2050.  Son, pues, herramientas imprescindibles para que España sea capaz de cumplir con su compromiso, que también es el de Europa, adquirido en el Acuerdo de París: la total descarbonización de nuestra economía en la fecha clave del 2050.

En este sentido, el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia supondrá una oportunidad para, entre otros, fomentar un mayor uso de estas herramientas y una mayor flexibilidad del sistema, propiciando así una salida verde de las crisis económica originada por la COVID-19. El reto global es enorme y en él nos jugamos un futuro que estamos ya construyendo. Y España lo está haciendo desde un papel protagonista, porque estamos siendo líderes en esta transformación.

Datos interesantes de los pistachos

Los pistachos (Pistacia vera) también conocidos como pistaches o alfóncigos, pertenecen a la familia Anacardiaceae y al género Pistacia. Son los frutos del tipo drupa, de un árbol de unos 10 metros de altura, de clima desértico o secano, que demora de 8 a 12 años en fructificar.

Se cuentan entre los frutos secos comestibles con mayor antigüedad en el mundo  y  un  superalimento: las primeras plantaciones de pistachos provienen de Asia occidental, desde donde su consumo y cultivo se extendió, especialmente desde Irán Central hacia las costas mediterráneas y desde allí al resto del mundo. Las primeras noticias escritas de los pistachos se remontan al final de la dominación de Roma.

Día Mundial del Pistacho 2021, un superalimento de 1er nivel

El mayor productor de pistachos del mundo sigue siendo Irán, con más de 500 mil toneladas anuales (dato de 2018), seguido por EEUU, Turquía y China. En España se plantan pistachos a gran escala, ubicándose en el séptimo puesto de la lista de países con mayor producción de este fruto, para consumo interno y exportación.

Un súper alimento muy beneficioso

El pistacho tiene una gran cantidad de propiedades debido a su alto contenido en nutrientes, lo que lo hacen un fruto seco no sólo exquisito y versátil a la hora de prepararse y consumirse, sino también un complemento alimenticio ideal para mantener una vida saludable. Gracias a estas características se lo considera un superalimento.

Destaca el pistacho entre los demás frutos secos, gracias a que su composición es sumamente equilibrada. Contiene proteínas, carbohidratos, aminoácidos, antioxidantes, vitaminas (A, C, E, K y complejo B), fibra vegetal, grasas saludables y minerales, tales como: fósforo, calcio, magnesio, hierro, zinc, potasio, sodio y cobre.

PUBLICIDAD

 

El consumo regular y mesurado de pistachos ecológicos puede tener excelentes beneficios para la salud de las personas. En general, para un adulto se recomienda la ingesta de unos 30 gramos diarios (de 45 a 50 unidades sin cáscara), en el contexto de una dieta completa y balanceada, que debe ser acompañada por una rutina de ejercicios físicos diaria.

Promueven la salud cardíaca

Comer pistachos ayuda a disminuir los niveles del colesterol “malo” (LDL) en la sangre, que es causante de muchas afecciones cardíacas. Además, sus fitoesteroles, los antioxidantes y los ácidos grasos insaturados resultan excelentes promotores de la salud del corazón. A ello se le suma que los pistachos contienen l- arginina, un aminoácido que previene la coagulación irregular de la sangre y el endurecimiento arterial.

Propiedades afrodisíacas

Desde tiempos inmemoriales se conoce que algunos frutos secos pueden resultar excelentes estimulantes de la libido, por lo que se los suele recetar como afrodisíacos. Los pistachos no son una excepción, pero, además, está comprobado que su consumo puede potenciar la función eréctil, mejorando la vida sexual masculina de manera significativa.

PUBLICIDAD

 

Controlan la diabetes

Los antioxidantes de los pistachos son muy importantes a la hora de reducir el proceso de glicación, que es una interacción entre los glúcidos (azúcares) y las proteínas, mediante enlaces inapropiados que acaban por inutilizar a estas últimas. Además, ejercen un control saludable de la presión arterial y de los niveles de azúcar en sangre.

Gran fuente de vitamina B6

Los impulsos nerviosos necesitan el apoyo de ciertos aminoácidos, que solo se sintetizan en presencia de la Vitamina B6, por lo que, al contener una buena dosis de dicha vitamina, a los pistachos se los consideran alimentos neuro protectores. También es fundamental la B6 para elevar las defensas naturales del cuerpo, puesto que fortalece el sistema inmunológico.

Aportan mucho hierro y cobre

Los minerales suelen ser complementarios a la hora de absorberse; el hierro es buen ejemplo de ello, ya que necesita de la presencia del cobre para que el cuerpo lo asimile y metabolice completamente. Los pistachos contienen ambos minerales, por lo que son ideales para combatir afecciones de la sangre.

PUBLICIDAD

 

Control del peso

Los nutricionistas suelen incluir un puñado diario de pistachos en las dietas que prescriben a quienes buscan bajar de peso. Esto se debe a que estos frutos secos contienen un alto porcentaje de proteínas vegetales y de fibras, al tiempo que la cantidad de grasas y de calorías es bastante baja. Son apetitosos y una vez consumidos dan sensación de saciedad.

Ayudan a una buena digestión

La fibra vegetal que contiene los pistachos es vital para el óptimo funcionamiento del sistema digestivo, especialmente del tracto intestinal, que necesita de este elemento para poder hacer una correcta eliminación de los desechos de la digestión. Unos 30 gramos de pistachos aportan una cantidad de fibra significativa y saludable (3 gramos).

Protegen la piel

Son un excelente elemento de hidratación para la piel, ya sea ingeridos o en forma de cremas o de aceites, aplicados de forma tópica. Esto se debe a que contiene ácidos grasos de fácil absorción, que resultan muy eficaces para proteger la piel y evitar la pérdida de agua a nivel epidérmico.

Saludables para los ojos

Muchos de los elementos que contienen los pistachos son necesarios para mantener una buena salud ocular, pero especialmente los antioxidantes carotenoides como la zeaxantina y la luteína, son vitales para prevenir la aparición de patologías de este tipo, especialmente en el caso de mayores de 60 años, que son proclives a padecer de degeneración macular por edad o DME.

En mis dos últimos posts os he hablado sobre comunidades locales energéticas y sobre certificados de eficiencia. Pues bien, esta semana quiero seguir hablando de futuro y, en concreto, del futuro sostenible y justo de Canarias y Baleares. Se lleva tiempo hablando de energías renovables en los archipiélagos, que tienen características propias y complejas.

Y sí, se han conseguido avances.

Ahora ha llegado el momento de acelerar las cosas y de hacer realidad las promesas de un sistema de renovables adecuado para las islas.

Las islas españolas ‘apuestan’ por las energías renovables

Las líneas de actuación en renovables para las islas

El proceso  de implementación del sistema de renovables en las islas debe ser abierto, transparente, participativo. Por eso, el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico ha abierto una convocatoria para recoger propuestas e información y así facilitar que, en un día no demasiado lejano, nuestras islas produzcan y consuman mayormente energía renovable.

La promesa de un futuro renovable ya tiene cifras y plazos, y las marca el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC): para 2030, el 74 % de la electricidad debe ser de origen renovable y para 2050, el 100 %. Este es un objetivo también central en el Plan de Reactivación, Transformación y Resiliencia (PRTR) aprobado por el Gobierno, y que movilizará 140.000 millones de euros para volver a poner en marcha los motores de nuestra economía cuando hayamos superado la pandemia del COVID19.

El PRTR tiene muy en cuenta a las islas, con una línea específica enfocada al impulso de la energía renovable en estos territorios, con sus peculiaridades. Tanto Baleares como Canarias tienen unos sistemas eléctricos con características propias: son sistemas pequeños y aislados, que no tienen interconexión con países vecinos y, en el caso de Canarias, ni siquiera con la península. Además, las fuentes de producción de energía también son menos diversas y, sobre todo, mucho más centradas en no renovables, especialmente el ciclo combinado.

En estos enlaces puedes ver cómo la generación renovable en Canarias y en Baleares tiene aún margen de mejora, con porcentajes que van del 18 % en las primeras durante las últimas 52 semanas a tan sólo un 8 % en el caso de las segundas. Esta estructura de producción es hasta tres veces más cara, y, lamentablemente, muchísimo más contaminante, si la comparamos con la media de toda España, que en 2020 fue de un récord de 43,6 % de producción renovable,  tal y como recoge la previsión de cierre del sistema eléctrico español publicada por Red Eléctrica.

PUBLICIDAD

Principales datos estimados del sistema eléctrico nacional cierre 2020 – Fuente: Red Eléctrica de España

Así que no caben dudas: hay margen para ahorrar, para ser más eficientes y para respirar un aire mucho más limpio en nuestras islas.

Y ya sabemos que hay planes, fechas, porcentajes -y, también, dinero.

PUBLICIDAD

¿Cuáles son los ejes estratégicos hacia los que se van a orientar las actuaciones concretas?

En el caso de la energía renovable en las islas, el PRTR señala los siguientes ejes estratégicos:

  • Despliegue de renovables, enfatizando la integración ambiental y territorial, así como su vinculación con los sistemas eléctricos insulares.
  • Descarbonización de los sectores económicos y la edificación mediante la integración de energías renovables
  • Actuaciones de impulso de la transformación del modelo económico a partir de la transición energética.
  • Desarrollo de las energías marinas, incluyendo su cadena de valor.
  • Modelos de negocio innovadores que ayuden al despliegue de energías renovables y su integración en los sistemas energéticos insulares, incluyendo proyectos llave en mano.
  • Proyectos de dinamización, concienciación y formación como, por ejemplo, centros de educación o laboratorios urbanos/rurales en temas de energía
  • Despliegue del almacenamiento, gestión de la demanda y flexibilidad, u otros proyectos que ayuden a incrementar la sostenibilidad y gestionabilidad de los sistemas no peninsulares.
  • Proyectos de movilidad sostenible e integración de renovables en la movilidad de ámbito insular.

Estos ejes nos dan una idea de los proyectos que se quieren llevar a cabo.

Ahora, la Administración convoca una manifestación de interés pública, con la que trata de recabar toda la información posible para diseñar de la mejor manera los criterios de financiación y los mecanismos que apoyarán la decidida apuesta por la energía sostenible en las islas. Esta convocatoria finaliza el día 26 de febrero y se pueden presentar las ideas a través de este enlace. Se trata de un paso previo para el plan final, así que no es una condición sine qua non para luego poder presentarse.

Eso sí, cuantas más ideas se aporten ahora, mejor será para todos.

Al fin y al cabo, la energía social, la que todos aportamos con nuestras ideas y proyectos, es también clave para construir un futuro democrático, verde, sostenible y justo.

Largos años de amistad

Para conocer los orígenes de la domesticación del gato, parece obvio que se debe recurrir a los restos paleontológicos, pero resulta que, como los esqueletos de los felinos salvajes y los domésticos tienen grandes similitudes, no resulta tan fácil discernir cuál es cuál y diferenciar a unos de otros.

En 1983, en unas excavaciones que se realizaron en la isla de Chipre, los arqueólogos encontraron una mandíbula que perteneció a un gato y que tenía nada menos que 8.000 años. Los científicos suponen que este animal debía ser doméstico, puesto que habría llegado en barco y no creen probable que los antiguos navegantes se tomaran la molestia de llevar a un felino salvaje, con los riesgos que ello conllevaba.

Día Internacional del Gato 2021

En 2004 se descubrió también en Chipre, un enterramiento 1.500 años más antiguo que el anterior y en el que se halló un cadáver de un gato enterrado deliberadamente junto al de un humano, presumiblemente su dueño. Este hecho hizo que los arqueólogos situaran la datación del comienzo de la domesticación de los gatos, entre 9.500 y 10.000 años atrás.

Estudios más recientes relacionados con la genética de los gatos concluyeron que, todas las razas domésticas que conforman la subespecie Felis silvestris catus descienden de un antepasado común, el Felis sylvestris o gato del bosque y que la misma es el producto de transformaciones sucesivas causada por la convivencia con los humanos.

Mientras los seres humanos se dedicaban a la caza y vivían de manera nómade, se valían de la ayuda y compañía de los perros, que se sabe fueron domesticados hace más de 15.000 años y se especula que hasta 40.000. Pero esto cambió, cuando los humanos comenzaron a cosechar sus propios alimentos.

PUBLICIDAD

En cuanto el ser humano se sedentariza y comienzan a surgir los primeros asentamientos alrededor de los lugares de cultivo, fue necesario guardar y preservar los excedentes de grano, momento en el que el gato cobró importancia, puesto que se acercó atraído por la caza fácil de roedores.

Los científicos sostienen que la domesticación de estos listísimos animales no tiene nada que ver con la de los perros y que, en realidad, los gatos se domesticaron a sí mismos, aunque el ser humano favoreció los rasgos más dóciles y ayudó a que llegaran a todas partes del mundo. Gracias a la adaptación a diferentes medios y lugares, fueron apareciendo las distintas razas de gatos.

¿Dioses o demonios?

Durante milenios los gatos han provocado sentimientos encontrados, contradictorios y ambivalentes entre los seres humanos. Por su sigilo, su independencia, sus capacidades especiales o la energía que desprenden han sido catalogadas según la época y la civilización, como una bendición o como el peor de los augurios.

PUBLICIDAD

En el antiguo Egipto los felinos en general y los gatos en particular eran objeto de veneración, tanto que, en ciertas épocas hasta se los momificaba y se los enterraba en su propio cementerio, como el hallado en Beni-Hassan que contenía más de 300 cuerpos. La diosa del amor llamada Bastet tenía la cabeza de un gato y por matar a uno de estos felinos se podía aplicar la pena de muerte.

Los romanos también los adoraron y aunque su veneración era más secularizada y moderada que la de los egipcios, los gatos eran considerados símbolos de libertad y ampliamente protegidos. En el Lejano Oriente se los valoraba mucho, porque combatían a los ratones, que ponían en peligro sus preciados manuscritos. El islam considera al gato la mascota ideal, ya que lo asocia con la limpieza, algo fundamental para sus seguidores.

PUBLICIDAD

Por el contrario, los gatos en occidente fueron demonizados, asociándolos a las brujas. En realidad, muchas mujeres los empleaban para proteger los ingredientes que empleaban en la preparación de ungüentos y pociones curativas, por lo que, cuando la Inquisición las condenaba, los gatos acababan en la misma hoguera.

El grave problema que suscitó este comportamiento que se extendió por varios siglos es que, como los gatos son los predadores naturales de los roedores domésticos, la disminución de estos implicó la proliferación ratones y ratas en las ciudades, que acabaron siendo vector de transmisión de la peste, un mal que mataría a millones de personas en sucesivas olas epidémicas.

Recién en el siglo XVII la imagen del gato comenzó a cambiar. En la corte francesa se puso de moda tenerlos como mascotas, gracias a que el Cardenal Richelieu los criaba por docenas y regalaba sus cachorros solo a personas escogidas. La moda se propagó rápidamente por Europa y salvo algunos países, el gato fue perdiendo su mala fama.

PUBLICIDAD

Solo en algunos países extremadamente supersticiosos, entre los que lamentablemente se sigue encontrando España, aún se asocia a los gatos negros con las maldiciones, la bujería y el oscurantismo, básicamente porque su color les da más opciones de mimetizarse en la noche y pasar desapercibidos.

Hoy en día el gato es uno de los animales domésticos más apreciados y valorados. Se dice que nadie tiene un gato, sino que el gato es quien dirige la relación y posee a “su humano”. Lo cierto es que, los gatos son excelentes mascotas y quienes los han elegido como compañeros de vida no los cambiarían por nada del mundo.

A la hora de coleccionar arte «te tienes que involucrar, te tienes que comprometer», dice el coleccionista latinoamericano Héctor Joseph Dager Gaspard. El coleccionismo va más allá de la práctica o la mera acumulación de obras de arte, hecho que comenta Héctor Dager y afirma que «lo importante no es tanto la acumulación de obras ni caer en el esnobismo obras» sino «el legado cultural que te aporta tanto a una familia como a una sociedad como es el caso de las colecciones de sus museos». Un conocimiento e investigación cultural también ayuda a conformar una colección coherente, que lleva a coleccionistas como Héctor Dager Gaspard para activarse en más que coleccionar convertirse en gestores de una colección».

Héctor Dager compra obras porque le «dan un impacto emocional o espiritual», y agrega: «para mí en lo personal las colecciones de arte no representan los activos líquidos que pueda comprar y vender como se hace con una propiedad de bienes raíces de inversión».

Además, la colección de obras de arte también existe la creación de un fuerte enlace entre el coleccionista, la obra de arte y su autor. «La relación que yo establezco es tanto con el autor de la obra como con el curador o galerista, es una relación a perpetuidad», dice Héctor Joseph Gaspard. «Investigas mucho sobre el artista, su biografía, sus motivaciones, éxitos y fracasos, sobre que lo inspirara en movimiento en que plasma o se identifica en específico, sobre esas obras, te interesa qué galerías llevan la obra o representan a ese artista, en qué colecciones privadas se encuentran, etc.», explica Héctor Dager Gaspard. Acabas conociendo una parte de la historia que rodea a esa pieza, a veces tan a detalle que sabes la motivación emocional o intelectual del artista concluye Hector Joseph Dager Gaspard.

¿El miedo al COVID 19 lleva a comer sano?

Muchos factores se han sumado para que se dispare la compra de alimentos ‘Bio’ y de productos ecológicos. El temor a contraer la enfermedad ha contribuido, a que las personas asuman que una buena alimentación puede ser muy positiva para la salud y que, quienes tienen un sistema inmunológico fuerte están menos expuestos a padecer las peores consecuencias del COVID 19.

Por otra parte, el confinamiento ha llevado a muchos a informarse acerca de cómo acceder a una alimentación más saludable y a día de hoy, de cada diez personas que viven en España, seis gastan una mayor cantidad de dinero en adquirir habitualmente productos más sanos y menos procesados, que antes de la declaración de la pandemia.

Todas las claves de los productos ecológicos y los alimentos ‘bio’ en España

A ello se le suma que las empresas, los productores, las tiendas eco, etc. se han reinventado en estos tiempos de crisis, fomentando la distribución de productos a nivel local, acercándolos a los usuarios y/o vendiendo online. Aun así, el consumo de alimentos bio y de productos ecológicos sigue siendo mínimo entre los españoles, puesto que no supera el 1% del total.

¿Qué se ofrece en el mercado?

Es importante que el consumidor sepa lo que encontrará en el mercado. Los productos etiquetados como Bio, eco, y orgánico, en España son prácticamente sinónimos, según la certificación en vigor y son los que provienen de la agricultura ecológica, es decir que, ni son genéticamente modificados, ni fueron tratados con productos químicos y se cultivaron siguiendo los ciclos naturales de cada planta.

En cuanto a los productos que se pueden adquirir en el área de alimentación destacan los que provienen de la corriente denominada “real food”, que propugna el consumo de alimentos poco procesados, con el fin de conservar no solo los sabores de cada ingrediente, sino que el potencial nutricional del conjunto esté prácticamente intacto.

PUBLICIDAD

También hay clasificaciones que se refieren al estilo de vida que adoptan quienes los consumen, como es el ejemplo de los productos veganos, que no solo se limitan a la comida, sino que abarcan ropa, zapatos, complementos, cosméticos, limpiadores y un largo etc. Otro de los grandes movimientos en cuanto a la comida es el de la “Slow Food” (comida lenta).

El mercado de estos productos ha experimentado un crecimiento neto, que supera el 17% y España sigue siendo líder en cuanto a producción agrícola de corte ecológico en Europa y está entre los 10 primeros del mundo. La contrapartida es que lo que se produce se debe exportar mayoritariamente.

Una ley muy necesaria

A fines del año 2020 la CE decidió que el Reglamento 848/2018 que estaba previsto comenzase a regir el 1/1/2021 lo hiciese un año después, es decir, el 1/1/2022, debido s la crisis sanitaria originada por la pandemia. El sector productivo ecológico español aplaudió este retraso, dado que les permite un margen de 12 meses adicionales para adaptarse a las nuevas normativas, que serán básicas para la puesta a punto de la PAC (Política Agrícola Común) europea.

PUBLICIDAD

Entre los cambios más significativos que traerá aparejada la puesta en funcionamiento de este reglamento está la inclusión de más productos en la categoría de ecológicos, nuevas normas que afectan a la producción de animales, la apuesta por una producción europea competitiva o las novedades en el ámbito del etiquetado.

¿Qué es lo que está faltando?

Cada área específica del sector de la producción ecológica tiene sus propias quejas y acusa falencias especiales. Una de las grandes protestas se debe a la aparición de las marcas blancas de corte eco y bio, que según muchas voces no son exactamente lo que dicen ser (de hecho, algunos supermercados ya han recibido varios “tirones de oreja” al respecto) y perjudican la imagen global del sector.

PUBLICIDAD

Otro de los inconvenientes que ven muchos productores son los tiempos y procesos que se requieren para convertir las tierras de cultivo tradicionales en campos de cosecha ecológica, ya que alegan que se “mete todo en una misma bolsa” y no se toman en cuenta las particularidades de cada región y sus capacidades de reciclaje y reversión.

En cuanto a los usuarios, muchos se quejan de que, como sucede con los cultivos tradicionales, los productores están haciendo más caso al cliente que exige perfección, en detrimento de los que quieren más calidad y mejor sabor y que cada día crece más la cantidad de intermediarios, lo que no solo encarece el precio final de los productos, sino que, cada traslado contribuye a aumentar la contaminación medioambiental.

También creen que, es importante que en el etiquetado se expliciten datos tan importantes como son: la huella hídrica y la de carbono de los productos o la especificación del tipo de tratamientos a los que se someten a los cultivos y que los productos y los elementos que se empleen como pesticidas y/o abonos naturales tengan trazabilidad.

PUBLICIDAD

En definitiva, si bien hay un crecimiento sostenido en cuanto al consumo eco en España, queda mucho camino por recorrer, para lograr que más gente entienda lo importante que es alimentarse de manera más sana y a emplear productos que contengan cantidades cada vez menores de elementos dañinos y contaminantes. Nos va en ello la vida.

A juicio del diputado, «lo único que corre peligro en el campo asturiano es el ganadero, al que cada vez le cuesta más ‘dar de comer’ a los lobos con su ganado«.

En este sentido, el portavoz ha señalado que «el lobo, conforme a los informes científicos, no es una especie en extinción en Asturias, por lo que declararlo especie de protección especial solo responde a delirios ecologistas muy alejados del campo asturiano».

Además, ha reclamado que el lobo sea declarado especie cinegética» ya que «con esta especial protección del lobo estamos abocando a los ganaderos a que tengan que infringir ley para proteger sus rebaños y el bienestar de sus familias».

El lobo ibérico será incluido en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, lo que supone una gran noticia, aunque dista mucho de una protección real total. Pasará a ser reconocida como especie de protección especial, por lo que dejará de considerarse «cinegética»; pero se dejará la puerta abierta a la realización de «controles de población».

El lobo es uno de los animales más icónicos de nuestro país, pero, tristemente y debido a la persecución por parte de ganaderos y cazadores, ha sido ejecutado en los montes al norte del río Duero durante décadas. Sin embargo, ayer, 4 de febrero, la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad aprobó incluir al lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. Pese a que este dictamen no es vinculante, ya que la decisión final debe ser tomada por el Gobierno central, es un gran paso adelante.

La protección total del lobo y su ‘letra pequeña’

¿Qué pasa con el lobo en España?

Actualmente, las manadas del norte peninsular pueden ser declaradas cinegéticas por las comunidades autónomas, ya que ostentan la competencia en materia de protección del medioambiente, caza y gestión de espacios naturales. Así pues, los lobos no están realmente protegidos al norte del río Duero y cada año mueren decenas ante las escopetas de los cazadores.

El pasado año, la Asociación para el Estudio y la Conservación del Lobo Ibérico (ASCEL) solicitó que el lobo fuese reconocido como especie «vulnerable». La petición fue rechazada, pero el dictamen científico recomendó que se aplicase la categoría de «protección especial» en todo el territorio español. Ahora, esta recomendación se incluye en el borrador de la nueva estrategia de gestión del lobo que prepara el Ministerio de Transición Ecológica, que llevamos un lustro esperando.

La inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres de Protección Especial supone que no se podrán cazar de manera generalizada en todo el territorio nacional; no habrá cupos de ejemplares cazables cada temporada.

¿Por qué no nos podemos fiar?

Aunque se trate de un paso muy importante, esto no cierra la puerta a la caza del lobo en España. Se mantendrán las batidas autorizadas para realizar «controles poblacionales» en zonas específicas donde se certifiquen daños. Esto quiere decir que, como siempre, los ganaderos culparán a los lobos de cada pérdida que tengan, ya que los «ataques de lobo» suelen ser compensados con mayor cuantía que los de otros animales. Y, como siempre, las administraciones serán laxas con la exigencia de informes científicos, estudios de población y pruebas peritadas de los supuestos ataques.

PUBLICIDAD

De hecho, cuatro comunidades autónomas van a recurrir esta protección del lobo. Es el caso de Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León. Además, Andalucía, Madrid, Murcia y País Vasco votaron en contra de esta decisión.

¿Qué se considera excepción para poder cazar al lobo?

Efectos perjudiciales para la salud y la seguridad de las personas, prevenir perjuicios a cultivos, ganado, bosques, pesca y calidad de las aguas; razones imperiosas de interés público de primer orden, incluidas las de carácter socioeconómico… Excusas que seguramente las comunidades autónomas utilizarán para seguir cediendo ante la presión de cazadores y ganaderos.

Por todo ello, tendremos que seguir muy de cerca todo este proceso, ya que, además, la propuesta no ha salido adelante con unanimidad, ni mucho menos, sino que solo hubo un voto más a favor que en contra. El siguiente paso es una orden ministerial para para hacer efectiva la inclusión en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y la constitución de un grupo de trabajo para elaborar una nueva estrategia de gestión y conservación del lobo en España.

PUBLICIDAD

Dejan a la tórtola europea sin protección

La Comisión de Patrimonio Natural y Biodiversidad también debía valorar la inclusión de la tórtola europea como vulnerable en el Catálogo de Especies Amenazadas. Sin embargo, tras dos votaciones con resultado de empate, han optado solo por suspender temporalmente su caza.

La población de tórtola europea ha descendido un 40% en España entre 1996 y 2016. Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en 2015 se cazaron 795.000 tórtolas; en 2016, 890.000; en 2017, 797.000; y, en 2018, 749.000. Ese año, la Comisión Europea pidió una moratoria para salvar la especie en nuestro país, pero, finalmente, un año después tuvo que abrir un expediente sancionador contra España por no protegerla.

Aún así, esa temporada 13 Comunidades Autónomas autorizaron la batida de cientos de miles de ejemplares. Ante la posibilidad de que el Gobierno declarase a la tórtola como especie vulnerable, los cazadores amenazaron con ir a los tribunales si no les permitían seguir matándolas.

PUBLICIDAD

¿Hasta cuándo vamos a permitir que el bienestar de los animales en nuestro país esté en manos de la presión de los cazadores?

PACMA sigue siendo el único partido que se opone a la caza de cualquier tipo y contra cualquier animal, sea de la especie que sea y tenga la protección que tenga. Reclamamos que el mismo interés que han mostrado ahora para intentar proteger al lobo ibérico se aplique para todos los animales, con independencia de la situación de conservación de su especie.

  • Hacia una Cataluña más verde social y ambientalmente
  • ¿Qué políticas nos proponen para salir de la actual emergencia ambiental, social y sanitaria?

SEO/BirdLife y la Xarxa per a la Conservació de la Natura (XCN) han analizado más de 860 propuestas recogidas en los programas electorales de los ocho partidos que tienen representación parlamentaria actualmente.

Casi todas las formaciones, en mayor o menor medida, han tenido presente la situación de emergencia que vivimos, y tratan de plasmar y concretar medidas ambientales en sus programas de forma mucho más amplia que en comicios anteriores. En este sentido la XCN y SEO/BirdLife celebran el elevado número de propuestas ambientales presentes en los programas electorales, yreclaman compromiso político para que éstas se lleven a cabo una vez formado el nuevo gobierno.

Presentan un análisis en clave ambiental de los programas electorales para las elecciones catalanas del 14-f

Cabe señalar, que el año pasado también se presentó el informe del «Estat de la Natura 2020», que pone de manifiesto el alarmante descenso de nuestra biodiversidad, así en los últimos 20 años, las poblaciones de vertebrados e invertebrados autóctonos de los que se tienen datos han perdido de media el 25% de sus individuos.

Esta pérdida de individuos es superior al 50% en las especies que viven en ríos, lagos y humedales, al 30% en las de ambientes agrícolas y prados y al 10% en las de bosques y matorrales. En el mar, los datos disponibles indican una situación también desfavorable. Este mismo informe señala como causa de fondo de esta pérdida de biodiversidad un modelo socioeconómico que intensifica la obtención de recursos en determinadas áreas y abandona otros que habían sido utilizadas de manera más sostenible.

Ante esta crítica situación mundial, y también en Cataluña, se analiza el número y calidad de las medidas presentadas en el ámbito del medio ambiente, prestando especial atención a la conservación del patrimonio natural y de la biodiversidad, y pone énfasis en aquellas propuestas políticas que SEO/BirdLife y la XCN creen prioritarias, como la creación de un Departamento de medio ambiente y la aprobación de una Ley catalana de Patrimonio natural y Biodiversidad, un Fondo económico específico para las políticas del medio natural o medidas directas de conservación de medio natural y la biodiversidad.

Más de 860 propuestas ambientales

De las 863 propuestas, se han eliminado del análisis aquellas que tienen un efecto directamente negativo para el medio ambiente o para el medio natural o la biodiversidad, quedando una muestra restante de835 propuestas. La transición ecológica está presente en todos los programas, aportando medidas concretas de energía, cambio climático, agua, aire, residuos y economía circular, que equivalen al 55% de las 835 medidas analizadas.

PUBLICIDAD

Del resto, un 18,9% corresponde a medidas sobre el sector primario (agricultura, ganadería, pesca, forestal y caza) que pueden beneficiar o reducir los impactos negativos sobre la biodiversidad y el patrimonio natural, y un 16,8% corresponde a medidas directas sobre el patrimonio natural y la biodiversidad, quedando un 9,5% de medidas que recogen la gobernanza, la fiscalidad ambiental, el reconocimiento de la participación de la sociedad y el rol de las entidades ambientales.

Sin duda la pandemia y sus posibles causas han marcado la mayor parte de los programas electorales, pero aún estamos lejos de encontrar el medio ambiente trasladado de forma transversal a todos los ámbitos de los programas electorales, encontrando incluso políticas sectoriales que pueden perjudicarlo. Así, son la CUP y COMUNES los partidos que presentan los aspectos ambientales de forma transversal en las diferentes políticas, seguidos del PSC y JUNTOS, ERC y PDeCAT y de forma mucho más puntual CDs y PP.

PUBLICIDAD

Pero a pesar de que el patrimonio natural y la biodiversidad se han incorporado en la mayor parte de los programas de manera más extensa que en elecciones pasadas, aunque es la parte menos desarrollada de los mismos. Así, no todos los partidos proponen desarrollar la Agència de la Natura de Cataluña, recientemente aprobada; de hecho, algunos incluso hablan de revisarla.

De forma similar, sólo algunos partidos proponen recuperar un Departamento de Medio Ambiente con diferentes fórmulas, sin embargo varios partidos sí tienen como objetivos para el próximo cuatrienio aprobar una Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad (CUP, COMUNES, JUNTOS, PDeCAT, PSC).

PUBLICIDAD

La reducción de consumos y el decrecimiento aún están bastante ausentes de la mayor parte de los programas, sólo algunos partidos (CUP, y en menor medida COMUNES) los tienen como piezas clave para reorganizar la política en clave ecosocial. De hecho algunos programas a la vez que proponen medidas ambientales interesantes, incluyen muchas propuestas sectoriales que pueden poner en peligro la conservación del medio natural (infraestructuras, nuevas redes viarias, simplificación de trámites, regadíos, … etc).

La soberanía alimentaria y el consumo de producto ecológico y de proximidad también están más presentes que nunca, y las referencias al binomio salud y naturaleza, o la importancia de la educación y la naturaleza también han sido recogidos por la CUP, COMUNES, PDeCAT y el PSC . Desde la XCN y SEO/BirdLife estaremos atentos para que estas propuestas se mantengan en el próximo ejecutivo, y sean prioritarias para construir un futuro más humano, más sano y más verde.

Valoramos las propuestas

A pesar de la presencia de más propuestas referentes al medio ambiente y la biodiversidad que en otras elecciones, no todas son adecuadas o suficientes. Las propuestas políticas que la XCN y SEO/BirdLife considera prioritarias, como la creación de un Departamento o Vicepresidencia de Medio Ambiente y la aprobación de una Ley catalana de Patrimonio Natural y Biodiversidad, no han sido mencionadas o apoyadas por todas las formaciones políticas .

PUBLICIDAD

Tal y como queda reflejado en el análisis visual, mientras que algunos partidos como COMUNES o la CUP han presentado medidas adecuadas en la mayoría de estos ámbitos, otros no las mencionaron o lo han hecho de manera insuficiente. Y ante la crisis de biodiversidad y su situación en Cataluña, tan sólo un partido especifica aprobar el Catálogo de fauna amenazada y ningún partido incluye la aprobación de los Planes de Conservación y de Recuperación de las especies más amenazadas, planes que hace ya una década que deberían estar aprobados, y que han sido una de las reivindicaciones constantes de las entidades conservacionistas del país.

El ámbito de la transición energética juega un papel importante en los programas de los partidos, que ven en las energías renovables una solución a la actual dependencia de los combustibles fósiles. Sin embargo, no todos los programas proponen medidas para que esta transición lleve a un sistema energético descentralizado, una medida clave para evitar monopolios energéticos y facilitar el autoconsumo.

El análisis de medidas de otros ámbitos, como la transición energética, la agricultura, ganadería y pesca, y la fiscalidad ambiental, entre otros, da resultados menos alentadores. Si bien, es cierto que muchos de los partidos políticos han hecho propuestas referentes a estos temas, muchos de ellos no presentan propuestas concretas y deseables ambientalmente; de hecho, algunos de ellos presentan propuestas contrarias a los objetivos ambientales, como pueden ser la ampliación de regadíos y la construcción de nuevas carreteras.

La educación ambiental y la relación entre salud y naturaleza quedan como las grandes olvidadas: a pesar de encontrar medidas referentes a la disminución de la contaminación atmosférica y sus efectos nocivos en la salud, pocos partidos apuestan por el acceso equitativo a la naturaleza para promocionar entre la población sus beneficios en la salud.

Las entidades ambientales reclaman compromiso político para que las políticas ambientales propuestas se pongan en marcha en el próximo mandato, que todas las políticas sectoriales incorporen medidas ambientales y de conservación del medio natural de forma mucho más transversal y que el medio ambiente, en definitiva, se consolide como la única respuesta eficaz para hacer frente a la actual situación económica, social y ambiental.

Del año al día

El 2016 fue elegido por la ONU como el Año Internacional de las Legumbres. Durante 12 meses se llevaron a cabo campañas de sensibilización en todo el mundo, orientadas a que la gente supiese cuán importante es para la salud el consumo de este tipo de verduras, que pueden cultivarse casi en cada rincón del planeta.

Ante el éxito de esta campaña de ese año y la evidencias de que, aún quedaba mucho camino por recorrer a la hora de informar acerca de los beneficios y propiedades de estos increíbles alimentos se decidió instruir el Día Mundial de las Legumbres, eligiéndose para conmemorarlo el día 10 de febrero.

Día Mundial de las Legumbres 2021

¿Qué son las legumbres?

Las legumbres son una familia de plantas, cuya taxonomización es Leguminosae Fabaceae. Está compuesta por casi 20.000 especies, que se conoce en todas partes del mundo, de hecho, es muy difícil encontrar el origen de estas verduras, puesto que se las cultiva en todos los continentes desde tiempos muy remotos.

Se cree que podrían tener un tronco común anterior a la conformación tectónica actual de la Tierra, cuando solo existía Pangea y que tras la ruptura, cada continente desarrolló sus propias “versiones”. El frijol es buen ejemplo de ello, ya que se encuentran especímenes distintos en cada zona del planeta y muchos de ellos son endémicos.

Las legumbres tienen un alto contenido de carbohidratos complejos como son el almidón y la fibra. Los hábitos de crecimiento de estas plantas son muy dispares, presentándose como hierbas, árboles, arbustos, etc. y su característica más importante es que se las cultiva con el único objetivo de obtener sus frutos, muchos de las cuales a día de hoy están considerados como superalimentos.

PUBLICIDAD

Se dividen en dos grandes subgrupos: las leguminosas maduras, que son las que se dejan en las plantas hasta que se secan por completo y para su consumo suelen requerir un proceso de rehidratación y las leguminosas inmaduras, que pueden consumirse cuando las semillas aún están blandas.

¿Por qué consumir legumbres?

En la mayoría de las dietas y de los planes de nutrición, excepto cuando hay una prescripción médica en contra debido a una patología específica, están presentes las leguminosas. Esto se debe a que, tanto por los nutrientes que contienen como por el aporte en fibra, resultan sumamente beneficiosos para quienes las consumen.

Estos superalimentos contienen diferentes tipos de nutrientes en cantidades significativas y se aconseja elegir legumbres ecológicas, que son más sanas que las de cultivos tradicionales. Son ricas en proteínas vegetales, vitaminas (especialmente el folato, un tipo de vitamina B), carbohidratos complejos y saludables, antioxidantes, minerales (hierro, fosforo, zinc, selenio o magnesio) y diferentes tipos de fibras.

PUBLICIDAD

Tienen un índice glucémico muy bajo, combinan proteínas con fibras vegetales y su digestión es lenta, por lo que, a las personas que tiene problemas de azúcar en sangre, les evitan padecer los temidos “picos de azúcar”. Además de disminuir el riesgo de diabetes, reducen el de padecer enfermedades cardíacas, porque son reguladoras naturales de la presión arterial.

Se asocian con las dietas para disminuir el peso, puesto que contienen cantidades ingentes de fibra, que resultan muy saludables para el colon y su índice graso es prácticamente nulo. Para aquellas personas que deciden no comer carnes, como los vegetarianos o los veganos, constituyen su fuente más importante de las imprescindibles proteínas.

PUBLICIDAD

¿Que son los Anti nutrientes?

Los anti nutrientes son algunos compuestos que están presentes en las leguminosas y que podrían bloquear la asimilación de algunos nutrientes procedentes de otros alimentos, algo que se combate eligiendo una dieta variada y sana, que incluya alimentos de todos los grupos posibles (lácteos, carnes, frutas, verduras, etc.).

Entre los anti nutrientes más comunes que se encuentran en las legumbres están las lecitinas, los filatos o ácido fítico, los taninos o las saponinas, que pueden interferir en la forma en la que el organismo absorbe ciertos nutrientes, especialmente algunos minerales como el calcio, el zinc, el hierro o el fósforo.

¿Qué legumbres comer, cuánto y cómo?

Las legumbres más consumidas en nuestro país son los garbanzos, las lentejas, las alubias, las habas, las judías o los guisantes. Las legumbres son parte fundamental de la llamada dieta mediterránea y casi en cada comunidad se cultivan variedades propias, muchas de las cuales son ecológicas y cuentan con Denominación de Origen.

Se considera que la ingesta de legumbres debe ser de tres a cuatro porciones semanales como mínimo. Se considera una porción a una taza de legumbres una vez hidratadas y cocidas y a menos que el medico indique lo contrario, cuantas más se coman, mejor. Ya lo dice el refrán: “tres a la semana, la legumbre es muy sana”.

PUBLICIDAD

En cuanto a la conservación de las legumbres, es aconsejable colocarlas en espacios cerrados, frescos y secos, en envases de vidrio, que estén herméticamente cerrados y cuidar que no estén expuestos a la luz solar. También se los puede tener congeladas, enlatadas o empaquetadas, vigilando siempre las fechas de vencimiento.

En cuanto a cómo comer legumbres, las posibilidades son prácticamente infinitas, ya que se pueden preparar en ensaladas, en guisos, en sopas, en tartas, como acompañamiento de otros platos, como relleno, en puré, etc. Mientras sean legumbres ecológicas, el límite lo pone la imaginación del consumidor.

  • Con la connivencia de la administración valenciana, pretenden que 3.000 máquinas para el retorno de botellas de plástico se financien con fondos públicos, específicamente con los de la recuperación pos-COVID.

Ecoembes pretende extender su sistema Reciclos a todo el Estado. Un modelo sumamente complejo, costoso e ineficiente, planteado para boicotear e impedir la implantación de un verdadero sistema de retorno y devolución de envases (SDDR) que funciona ya con éxito en más de 40 países y regiones del mundo. Para ello, está usando la Comunitat Valenciana de laboratorio y, además, persigue que los costes de su sistema sean sufragados con fondos públicos.

Se trata de un procedimiento «inaceptable»  para la Alianza Residuo Cero1, conformada por Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, Retorna, Rezero y Surfrider, ya que las directivas europeas y la ley de residuos vigente exigen que los costes de la gestión de sus residuos sean asumidos por las empresas productoras a través de la conocida Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP).

La administración valenciana ‘se pone de perfil’ con ECOEMBES

El pasado 30 de diciembre se presentó en la mesa de las Corts valencianas la proposición de ley para la Prevención de Residuos, la Transición Ecológica y el Fomento de la Economía Circular. El texto propone la puesta en marcha de un sistema para incentivar el retorno de envases de bebidas a través de máquinas automáticas y a cambio de dos céntimos de euro por envase, que serán descontados de la tasa de residuos de cada persona que participe.

La propuesta se centra en las botellas de plástico inferiores a tres litros y establece que, a partir del 1 de enero de 2022, deberán instalarse 100 máquinas de retorno en la Comunitat Valenciana y que esta cifra deberá llegar a 3.000 antes del 31 de diciembre de 2023.

Más allá de la idoneidad de esta medida, mucho más simbólica que efectiva para acabar con los millones de latas y botellas abandonadas cada día y que nada tiene que ver con los Sistemas de Depósito de envases de bebidas que recuperan más del 90 % de las latas y las botellas para su reutilización y reciclaje, lo alarmante es que la proposición de ley sugiere que puedan contar con «financiación de fondos europeos, estatales o autonómicos de hasta un máximo del 100 % de las inversiones necesarias para los equipos automáticos de recogida separada». O lo que es lo mismo, que la administración pública costee directamente lo que la Responsabilidad Ampliada del Productor y las nuevas directivas europeas de residuos obligan a asumir a las empresas fabricantes.

«Desde la Alianza Residuo Cero se considera inadmisible que Ecoembes junto con la industria responsable de la nefasta gestión de residuos en el Estado español y de los costes ambientales, sociales y económicos que ésta supone ya ni tan siquiera trabaje para solventar esta situación, sino que pretende seguir trasladando el coste de su negligencia a las personas contribuyentes», opinan las entidades de la Alianza Residuos Cero —entre ellas Ecologistas en Acción—.

PUBLICIDAD

El texto apunta directamente a los «fondos europeos o de recuperación pos-COVID» y a la propia ciudad de Valencia que ya ha anunciado que promoverá esta iniciativa conjuntamente con el sistema Reciclos que impulsa Ecoembes. De hecho, de las 100 máquinas de retorno que piensan instalar en la capital levantina, el ayuntamiento ha confirmado que 40 se financiarán con dinero público.

Esas 3.000 máquinas de retorno automático que recoge la propuesta de ley tendrían un coste aproximado de 45 millones de euros, en estimaciones de la propia industria. Y si este abuso se extrapola al resto del Estado, el coste de 30.000 máquinas (la Comunitat Valenciana representa el 10 % del PIB) sería de 450 millones de euros para las arcas públicas.

La Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) es un principio que rige la gestión de los residuos en la UE. Por normativa comunitaria las empresas fabricantes tienen la responsabilidad sobre los productos que ponen en el mercado y por lo tanto deben asumir los costes de la gestión de los residuos que generan. Pero esta obligación se lleva incumpliendo durante años ya que las personas expertas calculan que los productores solo cubren el 30 % de los costes reales de la gestión de los residuos que provocan sus productos, trasladando el 70 % a las administraciones públicas y por ende a las personas contribuyentes.

PUBLICIDAD

Consciente de este agravio, en 2019 la UE aprobó la Directiva contra los plásticos de un solo uso que, en su artículo 8, obligaba al cumplimiento real de esta responsabilidad por parte de los productores, incluyendo incluso los costes de limpieza que el abandono de sus productos genera. Esta directiva debe ser transpuesta antes de julio de este año y el Gobierno español cuenta con tratar el asunto en la nueva Ley de Residuos que debe llegar al Parlamento en las próximas semanas, pero existen ya indicios de que los grandes fabricantes quieren seguir ignorando su responsabilidad y trasladar el coste de su actividad económica a nuestros bolsillos.

Una tradición “superable”

No hay ninguna duda que la crianza de los galgos está íntimamente ligada al desarrollo de la caza desde tiempos inmemoriales. Se cree que la raza podría tener orígenes egipcios, pero a día de hoy se considera al galgo gallĭcus canis, como como una raza autóctona de la península ibérica, asentada aquí desde hace muchos siglos.

Día Mundial del Galgo 2021

El galgo se asocia a la ligereza, a la habilidad y a la lealtad. Se lo menta en dichos y refranes y se lo nombra en infinidad de obras literarias, la más famosa de las cuales es el Quijote de la Mancha, en cuyo primer verso alude a que, el hidalgo entre otras “pertenencias” poseía un rocín flaco y un galgo corredor.

No podemos olvidar que Iberia, el nombre que los romanos dieron a estos lares, significa justamente “tierra de conejos”, por lo que es entendible que en su momento se empleara a los galgos para cazar liebres, pero en los tiempos actuales, ya no es necesario salir a buscar la comida al campo con una escopeta y un perro, por lo que esta “tradición” es como poco obsoleta, prescindible y superable.

Mitos de los galgos

La fisiología de un galgo hace que sea un animal ideal para correr, dado que tanto su musculatura, como la conformación ósea lo hacen un ágil atleta y su capacidad cardíaca es mayor que la de otras razas caninas. Los cazadores y galgueros sostienen que si un galgo no corre se estresa, pero está comprobado que estos perros pueden tener una vida doméstica, con ejercicio moderado y ser absolutamente felices.

PUBLICIDAD

Otra de las afirmaciones de los que lucran con estos animales se refiere a que si no se sigue con la caza y las carreras la raza podría extinguirse, lo cual es una falacia en sí misma, puesto que lo que está pasando ahora mismo es justo lo contario, que se están criando de manera descontrolada e indiscriminada y muchos perros tienen problemas por los cruces endogámicos.

Los cazadores sostienen que los galgos que se encuentran las asociaciones que acaban por salvarlos son en su mayoría robados, pero no pueden explicar por qué, si bien se rescatan galgos todo el año, en febrero los abandonos y las denuncias por maltrato y por asesinato se multiplican de forma exponencial. Tampoco es entendible que alguien se moleste en robar un animal y acabe por abandonarlo.

La corta vida útil de un galgo

La conformación física de los galgos los hace unos excelentes corredores, por lo que quienes los crían no solo lo hacen para cazar sino también para organizar competiciones de velocidad, en las que corren tras una liebre artificial como señuelo. Las carreras de galgos son legales muchos países incluida España, incluso en Andalucía se permiten carreras tras presas vivas.

PUBLICIDAD

Un galgo sirve para correr solo durante un tiempo bastante corto, de hecho, si tiene menos de 24 meses solo compite en carreras de cachorros y luego lo hace en las de mayores hasta los 4 años aproximadamente. Durante su vida útil suele vivir en caniles, se lo entrena hasta la extenuación y en muchos casos se lo droga para aumentar el rendimiento. Finalizado este período su destino es la perrera, el abandono o la muerte.

En el caso de los perros que se usan para cazar, su vida útil es aún más corta, ya que solo “sirven” entre los dos y los cuatro años. Después, si bien algunas hembras y machos de sobresaliente constitución pueden ser empleados para la cría, en la mayoría de los casos es el mismo que el de los que corren.

PUBLICIDAD

Una vida de crueldades continua

Para mantener a los galgos delgados, “en forma” y con ansias de caza, muchas veces se les proporciona poco alimento y se les incita a luchar por el mismo, una forma de saber cuál es el perro con mayores capacidades de liderazgo o el más fuerte. Los no patos son desechados cuando aún son cachorros.

Una forma de “entrenamiento” que suelen emplean algunos galgueros y que está permitida por la ley, es la de atar a varios ejemplares a una traílla y sacarlos a correr detrás de un vehículo motorizado generalmente con una persona supervisando el “paseo”. Aun así, muchas veces los perros sufren caídas, quemaduras cutáneas, fracturas y otras lesiones de gravedad.

Un documental revelador

SOS Galgos es una ONG que lucha por los derechos de estos animales, los rescata, los recupera y les busca adoptantes. Participaron en un documental llamado Febrero: el miedo de los galgos, en el que evidencian la problemática de estos animales y denuncian su estado de indefensión y la desidia e impunidad en el que malviven estos animales.

Que una perrera sea el mejor final para un galgo que ha sido fiel, obediente y eficaz como cazador, es de por sí algo deplorable. Pero que, cuando el animal ya “no sirve” o comete un error que “avergüence” a su amo, sea ahorcado, apaleado, arrojado a un pozo o abandonado a su suerte, demuestra que no todos tenemos el mismo concepto de civilización que el resto de los humanos.

¿Qué son los humedales?

Los humedales son áreas en las que la presencia de la humedad, condiciona la vida de todos los seres que se asientan en este tipo de hábitats. En general, estos lugares están cubiertos por una capa de agua más o menos profunda, cuyo espesor varía con las estaciones y que suele manar de las capas freáticas y/o es aportada por ríos o arroyos aledaños.

Día Mundial de los Humedales 2021 – 2 febrero

Alrededor del planeta existen varios humedales o pantanos, que es otra de las denominaciones que se les da. El mayor de todos es el Pantanal brasileño, que se encuentra en el sur este de Brasil y es una enorme área que también abarca zonas de algunos de sus países limítrofes, como Argentina, Bolivia y Paraguay.

Hay diversos factores que explican la enorme importancia de estos humedales y lo vital que resulta su protección y preservación, para el equilibrio ecosistémico planetario. Y no es solo porque albergan especies de todo tipo, constituyendo núcleos de biodiversidad irrepetibles e irremplazables, sino que también desempeñan un rol esencial en la vida de los humanos.

¿Cómo se destruyen los humedales’

La mitad de los humedales del mundo ya han sufrido graves daños y han desaparecido, por acciones antropogénicas mayoritariamente. La tala de árboles para obtener madera, la quema de enormes áreas para reconvertirlas en terrenos de cultivos o de pastoreo o las consecuencias del calentamiento global desertificando sus alrededores, son algunos de los efectos que el modo de vida humano ha tenido sobre los humedales.

Otra de las formas de destrucción de los humedales han sido los numerosos drenados para usar o desviar el agua que contenían, el haberlos empleado como depósito de basuras, escombros y todo tipo de sustancias contaminantes y la invasión de los mismos, por parte de especies exóticas, tanto vegetales como animales.

PUBLICIDAD

¿Cuál es la importancia de los humedales?

Las aguas que acaban en ríos y arroyos aledaños a los humedales tienen altos niveles de pureza, ya que estos pantanos actúan como gigantescos filtros naturales, purificando las aguas y ayudando tanto a los humanos que viven en los alrededores como a la fauna y flora autóctonas a contar con aguas de gran calidad.

Son un excelente reservorio de aguas puras, sanas y de calidad y, puesto que funcionan como enormes esponjas, acumulando este preciado líquido y liberándolo de manera lenta y regulada, en las épocas de sequía o carestía hídrica sirven para que los seres que viven en sus entornos no pasen sed.

PUBLICIDAD

Si los ríos se desbordan, los humedales funcionan como enormes almacenes de agua, extrayendo el exceso, regulando la velocidad fluvial y distribuyendo el líquido uniformemente, en las llanuras aluviales adyacentes. Las raíces de la vegetación autóctona de los humedales son excelentes fijadoras de las tierras y evitan que, durante las inundaciones el agua fluya libremente.

El desecado de pantanos y humedales para la construcción urbanística fue un error garrafal, cuyas consecuencias se pagan en la actualidad en muchos puntos del mundo. En el sur de España hay muchos sitios que se inundan y anegan con cuatro gotas que caigan y ello sucede justamente, por haber cambiado humedales por cemento.

PUBLICIDAD

Además de mantener la cantidad y calidad del agua subterránea, otro de los cometidos de los humedales o pantanos es el de evitar las peores consecuencias de la erosión, puesto estas enormes masas de agua capturan los sedimentos, manteniendo la fertilidad de los suelos y evitando que las corrientes los arrastren.

La biodiversidad de los humedales es mundialmente conocida. Estos pantanos albergan cientos de especies diferentes de manera permanente y suelen ser espacios de reposo, para las aves que migran de un continente a otro. Además, por su conformación es un lugar idóneo para la cría, como es el caso de muchos peces, reptiles, anfibios, insectos, crustáceos, mamíferos y aves.

Estos parajes, no solo son el hogar de una gran diversidad de plantas y de animales, sino que los científicos indican que en el 100% de los humedales hay especies endémicas, que se han adaptado a vivir exclusivamente en estos lugares y a los que la degradación de sus hábitats puede condenar a la extinción. Se cree que miles de estos especímenes podrían haber desaparecido en los humedales que fueron destruidos, sin que nos hayamos enterado.

PUBLICIDAD

Además de ser sitios de una increíble variedad de vida, también resultan espacios de disfrute y recreación, para aquellos que aman la naturaleza. En ciertas partes de los humedales es factible hacer senderismo, avistamiento y estudio de aves y otras especies animales, hay programas educativos para conocerlos, apreciarlos y cuidarlos e integran muchos planes del turismo sostenible y ecológico.

¿Cómo ayudar a proteger los humedales?

Lo primordial es participar en la difusión del problema, cuanta más gente conozca estas circunstancias, mayor será el número de defensores de los humedales. La educación de los más pequeños también resulta significativa, si queremos que las futuras generaciones sean más responsables de sus actos.

Prediquemos con el ejemplo ahorrando agua y energía, esforzándonos por ser más eficientes al usar los recursos que necesitamos. Cuidemos los alimentos, reciclemos correctamente, reparemos cosas o donémoslas a quienes puedan reutilizarlas, no empleemos químicos ni tóxicos y procuremos ser felices, que eso también ayuda, porque la gente feliz suele construir más que destruir.

Las proteínas insecticidas producidas por la bacteria Bacillus thuringiensis son ampliamente utilizadas para el control de plagas agrícolas en cultivos convencionales y ecológicos. Estas proteínas insecticidas no solo se utilizan como insecticidas convencionales (de pulverización), sino que también se han conseguido desarrollar plantas transgénicas que las expresan, quedando protegidas frente al ataque de diversas plagas. Son los llamados cultivos Bt.

Sin embargo, al igual que ocurre con otros insecticidas, su uso continuado propicia la aparición de resistencia entre las poblaciones de insectos, reduciendo su eficacia.

¿Cómo se defienden los insectos de los biopesticidas?

El estudio de los mecanismos de resistencia que los insectos desarrollan para luchar contra los efectos tóxicos de las proteínas de B. thuringiensis ha sido el tema principal de estudio del grupo liderado por Juan Ferré, en la Universitat de València, durante los últimos 30 años. Las investigaciones sobre los mecanismos de resistencia ya pusieron de manifiesto que el proceso principal es la alteración de receptores de membrana del intestino del insecto.

Pero los estudios genéticos raramente han demostrado que la resistencia se deba a un único gen, sugiriendo que, aparte de la existencia de un gen principal, existe una plétora de mecanismos de efecto menor que contribuyen a los niveles finales de resistencia. Ahora un equipo de investigación del Instituto de Biotecnología y Biomedicina (BioTecMed) de la Universitat de València ha realizado una búsqueda exhaustiva sobre mecanismos de defensa de los insectos y nematodos (gusanos microscópicos) frente a las toxinas de Bacillus thuringiensis. Los resultados de este trabajo se publican en la revista Microbiology and Molecular Biology Reviews.

“Nuestra aportación ha consistido en recopilar prácticamente toda la literatura científica que ha aparecido sobre este tipo de mecanismos que contribuyen a la eficacia final de los productos de esta bacteria, incluyendo los cultivos Bt”, explican Patricia Hernández y Juan Ferré, investigadores senior de este trabajo.

Entender el origen de la resistencia

Esta recopilación pone de manifiesto la variedad de técnicas que los insectos poseen para defenderse contra B. thuringiensis, tanto cuando son atacados por la bacteria en sí, como por sus proteínas, en el caso de los cultivos Bt. De esta manera, el trabajo permite comprender el origen de la resistencia a Bt en poblaciones de insectos que ya la hayan desarrollado, y ayudar a diseñar estrategias para prevenir o evitar el desarrollo de resistencias.

PUBLICIDAD

Esta recopilación pone de manifiesto la variedad de técnicas que los insectos poseen para defenderse contra B. thuringiensis “Los artículos de revisión facilitan al investigador su trabajo. Resumimos en un solo artículo cientos de estudios, haciendo la búsqueda de conocimiento y respuestas más rápida y eficaz, lo cual consideramos imprescindible para que la ciencia pueda resolver los problemas de hoy, y no los pasados”, destacan Daniel Pinos y Ascensión Andrés, estudiantes de doctorado y coautores del trabajo.

El artículo de revisión es el primero que se ha escrito sobre este tema, por lo que servirá de referencia en futuros estudios de resistencia a las proteínas insecticidas, no solo de B, thuringiensis, sino también de otros entomopatógenos.

Referencia:

Daniel Pinos, et al. “Response mechanisms of invertebrates to Bacillus thuringiensis and its pesticidal proteins” Microbiology and Molecular Biology Reviews

  • Cada día es más urgente reformar la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico

La Fundación Renovables ha publicado un informe en el que se proponen diferentes líneas de actuación sobre la tarifa y el mercado eléctrico para reducir el precio de la electricidad y que esta responda al “pago por uso”, siendo transparente con los costes que la originan. Apostar por la electrificación en nuestro país es una tarea complicada si el precio de la electricidad continua bajo los parámetros actuales, no siendo competitiva, por causas regulatorias, respecto a otras energías más contaminantes a las que debe sustituir.

Desde la Fundación Renovables entendemos que la energía es un derecho y, como tal, disminuir su precio supone un paso para garantizar su acceso universal. Es evidente, desde hace años y a causa del aumento de la penetración de las renovables en el mix eléctrico, que necesitamos reformar Ley 24/2013 del Sector Eléctrico, así como adaptar el modelo marginalista en la fijación del precio del pool, sacando de la oferta las centrales que podrían disponer de un precio cerrado de largo plazo, como ha sido el caso de la reciente subasta de potencia renovable.

La electricidad no puede, a efectos impositivos, ser tratada como un bien de lujo

Desde la Fundación Renovables creemos que es fundamental llevar a cabo una limpieza profunda de la tarifa eléctrica reduciendo los costes regulados contenidos en ella.

Dentro de la parte regulada, estamos de acuerdo con la iniciativa  de la creación del Fondo Nacional para la Seguridad del Sistema Eléctrico – FNSSE (41% de los costes regulados sobre la base de 2019), pero dejando constancia de que tiene margen de mejora: la reducción a dos años del periodo transitorio, la necesidad de introducir los gravámenes por unidades físicas transparentes y comprensibles que no oculten la realidad, la consideración de exenciones, pero con carácter transitorio, parcial y degresivo, la acotación de las compensaciones, el mantenimiento de la iniciativa en el tiempo y su uso como instrumento de mejora de la sostenibilidad energética.

Otro punto a abordar es el de las partidas fijadas para la retribución de las inversiones de la distribución y el transporte de electricidad (38% de los costes regulados), que consideramos que deberían aplicarse en función del servicio prestado, abriendo la posibilidad a que estas actividades las asuman los contribuyentes y no los consumidores.

Proponemos trabajar para reducir la cuota de amortización de la deuda del déficit de tarifa (un 15% de los costes regulados), bien como una extensión del plazo de amortización hasta el límite de 2034 que la regulación permite o por su inclusión, de forma parcial, en el FNSSE. Consideramos que los costes extra peninsulares (6% de los costes regulados) deberían sacarse de la tarifa e incluirse en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y que es innecesario mantener los cargos por interrumpibilidad. También proponemos la creación de una tarifa social cuyo coste sea asumido por los contribuyentes y no por los consumidores de electricidad.

PUBLICIDAD

La política fiscal que existe alrededor de la electricidad y de su tratamiento como un bien de lujo en España, creemos que debe ser revisada, como lo demuestra que el IVA sea al 21%. Por ello, proponemos su reducción, al menos para los consumidores que son sujetos pasivos de IVA. Lo mismo sucede con la aplicación del impuesto de generación del 7% a las energías que no son contaminantes y creemos que se deben introducir elementos correctivos en la aplicación y destino de la tasa del CO2, porque es contradictorio que lo que tiene como objetivo gravar las emisiones acabe gravando el precio de la electricidad.

Del análisis detallado de todas y cada una de las partidas incluidas en el documento se concluye que es posible actuar sobre ellas para reducir el coste de la electricidad para el consumidor, sin la necesidad de largos procesos normativos y permitiendo tener un precio de la electricidad transparente, eficiente, competitivo, real y sostenible.

Fernando Ferrando, presidente de la Fundación Renovables, señala que: “tenemos un precio de la electricidad alto porque así se ha decidido. Necesitamos actuar para que la electricidad se convierta en el vector energético básico de la cobertura de nuestras necesidades”.

En el año 2050, la mayoría de los habitantes de la Tierra vivirá aguas abajo de decenas de miles de grandes presas, de más de 15 metros de altura desde los cimientos hasta la cima o de entre 5 y 15 metros con más de tres millones de m3 embalsada, construidas a lo largo del siglo XX. Según un nuevo informe de la Universidad Naciones Unidas (UNU-INWEH), muchas de estas infraestructuras ya están obsoletas en cuanto a su diseño y superan su vida útil, situada entre los 50 y 100 años.

“La construcción de grandes presas surgió a mediados del siglo XX y alcanzó su punto álgido en los años 60 y 70, sobre todo en Asia, Europa y América del Norte, mientras que en África el pico se produjo en la década de 1980. El número de grandes presas después de eso declinó de forma continua y progresiva”, explica el coautor Vladimir Smakhtin, director del Instituto de Agua, Medioambiente y Salud de la UNU-INWEH.

Las presas viejas son un peligro inminente

La mayoría de los más de 58.700 grandes embalses que se construyeron fue entre 1930 y 1970. El 60 % de las mayores presas se sitúa en Asia, donde cuatro países –China, India, Japón y Corea del Sur– encabezan la lista junto a EE UU y Brasil. Solo en España, se construyeron 1.064 grandes presas, de un total de más de 1.200, que tienen una edad promedio de 56 años, siendo el país europeo con mayor número de embalses, y décimo a escala mundial.

A partir de los 50 años de antigüedad, estas estructuras de hormigón probablemente empiecen a mostrar signos de envejecimiento, como mayores quiebras o roturas que impliquen gastos crecientes de mantenimiento y reparación, aumento de la sedimentación del embalse y pérdida de la funcionalidad y efectividad. Todas estas causan están “fuertemente interconectadas”, dice el documento.

Principales riesgos de las presas antiguas

Estas infraestructuras, que sirven de almacenamiento para el suministro de agua, riego, control de inundaciones, energía hidroeléctrica o incluso para entretenimiento, contienen un enorme volumen de agua que se estima que se sitúa entre los 7.000 y 8.300 km3, el equivalente a cubrir cerca del 80 % de la masa terrestre de Canadá bajo un metro de agua. Debido a su antigüedad, ¿a qué riesgos se enfrenta estas estructuras envejecidas?

El principal peligro, según el equipo de científicos, sería de ruptura de la estructura. “El peor de los casos es el colapso de la presa, que provocaría un gran número de víctimas y pérdidas económicas por valor de millones de dólares”, asegura a SINC el autor principal del informe Duminda Perera, investigador en la UNU-INWEH.

PUBLICIDAD

A esto se añade la sedimentación que puede reducir la capacidad de almacenamiento de la presa. “Si no se eliminan, la estructura se vuelve obsoleta”, reconoce. Los altos costes de mantenimiento y reparación aumentan también a medida que los embalses envejecen.  Los riesgos también parecen incrementarse debido al cambio climático, apunta el informe. Las presas construidas en el siglo pasado se basaron en datos hidrológicos “estacionarios”, es decir que no cambian con el tiempo. “Debido al cambio climático, los registros de flujo de los ríos sí varían”, advierten los autores.

Además, las lluvias más frecuentes e intensas pueden provocar cambios en el patrón de inundación con un mayor impacto en la estructura de la presa. “Así, una lluvia más extrema puede promover la erosión río arriba que conduce a una sedimentación acelerada de la reserva”, continúa el científico. El aumento de las temperaturas fomenta también la evaporación de la superficie del embalse y hace que el almacenamiento de agua sea menos eficiente.

Según el informe, ante esto, solo las presas bien diseñadas, construidas y mantenidas pueden alcanzar los 100 años de servicio, por eso los autores sugieren que se producirá un incremento de “desmantelamientos”, un fenómeno que se está acelerando en EE UU. “Las inspecciones periódicas y el mantenimiento oportuno pueden aumentar significativamente la vida útil de una presa”, señala Perera.

PUBLICIDAD

En el caso de Europa, evitar el envejecimiento dependerá de las limitaciones económicas y prácticas o de mantener el uso original de la estructura. “La eliminación o desmantelamiento es una opción cuando es demasiado arriesgado mantener una presa más tiempo o cuando la presa ya no cumple su función”, dice a SINC Perera.

Según los autores, si una presa debe eliminarse, parcial o totalmente, el desmantelamiento es mucho menos costoso que la reparación o la reconstrucción. “En general, el desmantelamiento de presas debe considerarse tan importante como la construcción en el proceso de planificación”, recogen en el trabajo.

PUBLICIDAD

Las europeas, las más antiguas

Al igual que en España, donde el punto álgido de construcción se produjo en la década de 1960, la edad media de las presas europeas ronda los 50 años. Reino Unido es el país europeo que concentra las presas más antiguas con una edad media de 106 años.

Como estas, cerca del 10 % de las presas europeas alcanza esa edad en un continente donde la actividad para construirlas prácticamente ha cesado y pocos ríos y vías fluviales permanecen libres de obstáculos, aunque en España la edificación de presas se ha mantenido en los años 70, 80, 90 hasta nuestros días, pero en menor medida. Existen además otras excepciones: “En Europa del Este y Turquía, la tasa de construcción, sobre todo de presas hidroeléctricas, se encuentra entre las más altas del mundo”, subraya Perera.

Según los científicos, en general, la tendencia en Europa es eliminar y desmantelar las presas y proteger las vías fluviales y mantenerlas libres de obstáculos. Pero “esto no se debe a una preocupación por la seguridad pública, sino por motivos ambientales, ya que varios grupos instan a la restauración de rutas migratorias para los peces”, concluyen a SINC los autores.

Así lo advierte Jesús I. Sánchez, presidente de la Asociación española de licenciados, doctores y graduados en Ciencia y tecnología de los alimentos (ALCYTA) quien mantiene que en nuestros domicilios no disponemos de las herramientas necesarias para controlar y evaluar los parámetros necesarios para saber si nuestra conserva es 100% segura en términos físico-químicos y microbiológicos; tal y como ocurre sí en una industria alimentaria.

«Únicamente podremos revisar posibles cambios de color, sabor, aroma o textura del alimento, o de alteraciones apreciables en el envase, e indicativos de que el alimento no está en correctas condiciones», avisa.

Los 15 mandamientos para hacer conservas caseras de forma segura y saludable

Entre otros puntos a tener en cuenta comenta que la versatilidad de las conservas caseras es enorme, y se pueden realizar con frutas, verduras, hortalizas, pescados, quesos o carnes: «En función de varios factores de deterioro intrínsecos (propios del alimento) y extrínsecos, como las posibles fuentes de contaminación, se aplicarán unas técnicas u otras alargar su vida útil. En función de éstas, las propiedades organolépticas (color, sabor, aroma y textura) del producto final serán diferentes».

En general, Sánchez destaca que el proceso central más importante en la fabricación de una conserva será el tratamiento térmico: «La temperatura necesaria, en general, será cercana a la ebullición del agua, es decir a 100ºC. El periodo de tratamiento dependerá de la naturaleza del producto, pero en general, para productos ácidos con pH inferior a 4,5 se usan tiempos cercanos a los 20 minutos a 100 ºC. Para productos con acidez más baja, pH a partir de 4,5, deberá ser de 30-40 minutos».

Por otro lado, el experto en tecnología de los alimentos matiza que cualquier materia prima seleccionada va a tener una concentración variable de microorganismos alterantes (que afectan a las propiedades organolépticas) o patógenos; independientemente del origen. «Por ello, en nuestras casas debemos ser muy cuidadosos a la hora de realizarla. La posibilidad de una intoxicación por ‘Clostridium botulinum’, un microorganismo causante del botulismo está siempre presente; si bien es cierto que el número de casos-brotes producidos en España es muy escaso, la gravedad de la enfermedad es muy alta pudiendo tener consecuencias mortales», agrega.

Según detalla el presidente de ALCYTA, las conservas realizadas en nuestros domicilios presentan características nutricionales similares a las de una conserva industrial; si bien es cierto, que los ingredientes que pudiéramos utilizar en nuestra casa podrían tener unas muy buenas propiedades nutricionales, las conservas elaboradas en la industria alimentaria, siempre y cuando examinemos cuidadosamente su etiquetado, pueden tener la misma composición y valores nutricionales que la casera.

PUBLICIDAD

«Teniendo en cuenta que el proceso tecnológico de las conservas conlleva una serie de pautas que son importantes de cumplir de cara a tener la mayor seguridad higiénico-sanitaria sería partidario de comprarlas en nuestro lineal, y si las elaboramos en nuestro domicilio, que sean aquellas en las que se aplican un mayor número de las técnicas que garanticen más la destrucción de microorganismos», valora el tecnólogo de alimentos, a la vez que enumera que estas técnicas son: La aplicación de calor (pasteurización o esterilización), o la adición de sustancias conservadoras (azúcar, sal, vinagre, alcoholen, aceites o grasas, antioxidantes como el zumo de limón, la conservación mediante fermentación, entre otras).

Pautas para realizar una conserva de forma segura, si pudiera enumerarlas y explicarlas brevemente sería perfecto

Así con todo, el presidente de ALCYTA, Jesús I. Sánchez, enumera cuáles son las pautas generales para elaborar una conserva, a partir de un ejemplo de mermelada:

  1. Higiene del manipulador. Lavar las manos y uñas, tener el pelo recogido, no llevar relojes o pulseras.
  2. Higiene y limpieza de la cocina. Limpiarla y ordenarla antes de comenzar la elaboración
  3. Higiene y limpieza de los utensilios de cocina. En el equipamiento y utensilios que estén bien limpios, lavando las ollas y dejándolas escurrir boca abajo sin secar sobre papel de un solo uso.
  4. Selección de envases aptos para realizar la conserva. Normalmente utilizamos de vidrio. Es importante la tapa no esté deformada y que el cierre funcione correctamente.
  5. Esterilización del envase. Para ello mantenemos frascos y tapas en agua hirviendo durante 15 minutos. El agua debe cubrir los tarros. Dejándolos posteriormente boca abajo en papel secante teniendo cuidado de no tocar el interior del frasco o de la tapa.
  6. Selección de la fruta: Ni muy verde ni muy madura. Sin golpes o alteraciones aparentes del color. Trocearla si es necesario.
  7. Lavado y secado de la fruta con abundante agua limpia pudiendo, según los casos, mantener la materia prima sumergida en una disolución de hipoclorito en agua fría durante 5 minutos a razón de 1,5 ml de lejía por cada litro de agua, enjuagando los equipos y utensilios antes de utilizar.
  8. En el caso de ser necesario deshuesarlas, utilizar un deshuesador bien limpio.
  9. Preparación de la disolución de azúcar en agua (en este caso tiene dos funciones endulzante y conservante). Se prepara una disolución de entre 700-mil gramos de azúcar (depende del tipo de fruta seleccionada) por cada litro de agua, y se aconseja dejar la futa con esta disolución macerándola para que el azúcar se disuelva correctamente.
  10. Un elemento importante en la elaboración de mermeladas es la pectina, una sustancia natural de las frutas que al cocer hace que la mermelada ‘cuaje-espese. Las frutas con más pectina son los frutos rojos, el membrillo, la manzana o los cítricos. En el caso de que nuestras frutas tengan menos pectina podemos añadir corazones deshuesados de manzana que liberarán en la cocción la pectina.
  11. Una vez que tengamos la mezcla de ingredientes se procede a cocerlas, removiéndolas con una cuchara bien limpia. El tiempo de cocción necesario varía según la fruta y la pectina que tienen. Se puede decir que cuando llegue a los 104-105 ºC finalizaría este proceso. Podríamos picar o no en función de nuestros gustos dentro de la cazuela aún caliente con la batidora.
  12. Ahora rellenamos nuestros envases previamente esterilizados (la esterilización y secado de envases debe realizarse justo antes de la cocción de nuestras frutas), dejando un espacio de un dedo con la boca del frasco.
  13. A continuación debemos hacer vacío en el envase. Para ello pondremos los envases boca arriba y cerrados herméticamente en un cazo al fuego con agua caliente durante 20-30 minutos desde el primer hervor (aunque dependiendo de la conserva puede llegar a ser de 45 minutos) para realizar la pasteurización, que nos permite alargar la vida útil. La tapa del envase se hace cóncava, un diagnóstico de que ha hecho vacío, necesario para evitar el crecimiento de microorganismos. Este sistema permite que la conserva dure 1 año siempre.
  14. Dejamos la conserva en la cazuela hasta que estén templados.
  15. Rotulamos el envase poniendo el nombre de la conserva realizada y la fecha de elaboración. Guardar en un lugar fresco y seco protegido de la luz hasta su consumición.

Sobre lo que no se debe hacer al realizar una conserva, Sánchez apunta que el disponer de envases antiguos o reutilizados varias veces, el no controlar la temperatura durante los procesos, el utilizar tapas muy usadas que no permitan realizar el vacío correctamente, o no controlar los tiempos mínimos necesarios para cada proceso. «En general no realizar correctamente las operaciones de conservación», añade.

PUBLICIDAD

En cuanto a las duraciones de las conservas, son variables en función del proceso y de la materia prima. «Aconsejaría no superar los 3 meses desde su elaboración aunque es cierto que las conservas pueden superar el año», reconoce, al tiempo que indica que cuando vayamos a consumir una conserva se debe revisar que los envases no tengan golpes o estén abombadas. «En ese caso siempre hay que tirarlas», alerta.

Cuando abramos la conserva observar que se percibe la rotura del vacío (en envases de rosca) con un ‘plof’ característico, que las bocas no tengan signos de crecimiento de microrganismos (hongos y levaduras), y que antes de comerla, el olor y apariencia visual sea el característico del producto y por supuesto revisar las fechas de caducidad para cada conserva, según continúa el presidente de ALCYTA.

Un  estudio de evaluación y valoración de los servicios de los ecosistemas marinos de la Red Natura 2000 en España, que ha elaborado la Universidad Autónoma de Madrid, pone de manifiesto el valor económico, cultural y medioambiental de los servicios de los ecosistemas marinos relacionados con la absorción de carbono, la pesca y el turismo. Este trabajo se ha realizado en el marco del proyecto LIFE INTEMARES, que coordina la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Este análisis ha permitido testar el alto valor que tienen los espacios de la Red Natura 2000 marina en el bienestar humano a escala estatal y contribuye a la gestión integral de los espacios marinos protegidos de España, de modo que los diferentes servicios ecosistémicos del océano puedan ser tomados en consideración en la toma de decisiones.

Fundación Biodiversidad. Los servicios de los ecosistemas marinos, esenciales para el bienestar y la economía

El análisis incluye una valoración económica de los servicios de los ecosistemas y un análisis de los diferentes escenarios de futuro de los espacios marinos. También contiene una representación espacial de los servicios existentes en los ecosistemas marinos de España, con especial atención a los incluidos en la Red Natura 2000 marina.

Secuestro de carbono

Los espacios marinos de la Red Natura 2000 acumulan el 82% del total del carbono que es absorbido por los mares españoles. El estudio también pone de relieve la importancia de las praderas marinas, cuyo secuestro de carbono almacenado representa casi el 70% de las emisiones anuales de toda España.

El valor de la absorción del carbono que proporcionan nuestros mares no solo es ambiental, sino también económico, estimado en alrededor de diez mil millones de euros, equivalente al 0,7% del PIB nacional, según este análisis. Si la cantidad de carbono capturado por el océano se redujera como consecuencia de los impactos sufridos por las praderas marinas, podrían producirse pérdidas económicas de hasta 20.000 millones de euros en el peor escenario, según el valor económico de la tonelada de carbono equivalente establecida por el Banco Mundial.

Estos datos ponen de manifiesto la importancia de conservar los ecosistemas que secuestran carbono y la urgente necesidad de una gestión integrada de las praderas de posidonia para su mantenimiento, regeneración y recuperación.

PUBLICIDAD

Pesca y turismo

Los espacios integrados en la Red Natura 2000 marina también suponen un importante capital para las artes pesqueras. El 44% de la extracción pesquera, excluyendo las artes tradicionales, se lleva a cabo dentro de la Red Natura 2000, según este informe.

Los servicios recreativos y turísticos son especialmente importantes en áreas marinas como la levantino-balear, el Golfo de Cádiz y el Estrecho de Gibraltar, así como en las islas canarias. La evaluación y cartografía realizada para evaluar este servicio demuestra que es un elemento fundamental para la gestión y conservación de las zonas costeras.

Gestión eficaz de los espacios marinos

El informe también destaca la necesidad de ajustar la gestión de cada espacio marino protegido a las características de cada zona y sus particulares servicios ecosistémicos existentes.

PUBLICIDAD

La cartografía de los servicios de los ecosistemas marinos desarrollada ha aportado una información espacial pionera a escala nacional en España, según este análisis, y puede favorecer importantes avances en las metodologías de diseño de estrategias marinas nacionales o para elementos más específicos de la gestión de la Red Natura 2000 marina.

El life intemares

El proyecto LIFE INTEMARES avanza hacia el objetivo de lograr una gestión eficaz de los espacios marinos de la Red Natura 2000, con la participación activa de los sectores implicados y con la investigación como herramientas básicas.

La Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico coordina el proyecto. Participan como socios el propio ministerio, a través de la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación; la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, así como de la Agencia de Medio Ambiente y Agua; el Instituto Español de Oceanografía; AZTI; la Universidad de Alicante; la Universidad Politécnica de Valencia; la Confederación Española de Pesca, SEO/BirdLife y WWF-España. Cuenta con la contribución financiera del Programa LIFE de la Unión Europea.

  • Según el Observatorio de la Sostenibilidad, los ríos y cauces naturales de nuestro país han sufrido una reducción de su superficie (un 12% entre 1987 y 2000)
  • El uso masivo de sal contra el hielo provoca daños en acuíferos, fauna y flora
  • La planificación urbana debe contar con mejores estrategias y planes de prevención y gestión de riesgos, especialmente en emergencia climática

Tras Filomena, la Península se enfrenta a las borrascas Gaetán y Hortense, fenómenos con lluvia y viento que pasarían desapercibidos si no “lloviera sobre mojado”. Ocho comunidades autónomas (Principado de Asturias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Andalucía, Aragón, Madrid, La Rioja y Navarra) tienen ya aprobada la declaración de “zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil”, por los daños de las últimas nevadas, que, previsiblemente, se desharán con la lluvia y el ascenso de las temperaturas, poniendo en riesgo de inundaciones a distintas zonas de nuestra geografía.

Inundaciones

En las últimas semanas, se han superado espesores de nieve por encima de los 20 cm, o hasta de los 60 cm en lugares como la Comunidad de Madrid. Esto hace que algunas cuencas, como la del Tajo, hayan alcanzado registros históricos de volumen de agua en forma de nieve, con cerca de 245 hectómetros cúbicos (hm3), según datos de la Confederación Hidrográfica del Tajo.

España carece de preparación para afrontar eventos climáticos extremos

Sin heladas, ahora la lluvia acelerará el proceso de fusión, especialmente en aquellas zonas de montaña donde hay más nieve acumulada: sierras, zonas de altitud entre la montaña y la llanura y en zonas de confluencia de cauces.

Los humanos hemos invadido el propio territorio del río, constriñéndolo, y por lo tanto sufrimos las consecuencias de ello cuando hay crecidas. Hemos convertido ríos sinuosos en canales casi lineales de hormigón, lo que hace que el agua corra más rápido y por lo tanto aumente el riesgo de inundación y su peligrosidad”, ha advertido Julio Barea, portavoz de Greenpeace España.

Y es que la evolución que están experimentando los usos del suelo en España, principalmente a causa de los avances de una urbanización realizada de forma masiva y sobre terrenos no siempre adecuados, es muy preocupante:

  • Se ha invadido el Dominio Publico Hidráulico, con viviendas, infraestructuras y todo tipo de equipamientos.
  • Ha desaparecido, y/o se ha alterado sustancialmente, la vegetación de ribera en la práctica totalidad de los ríos de nuestra geografía.
  • Se han producido cambios morfológicos y topográficos alterando las funciones geomorfológicas de los espacios fluviales, debido a las afecciones por la construcción de obras públicas y urbanizaciones derivadas del planeamiento urbanístico municipal.

El problema es tal que, según el Observatorio de la Sostenibilidad, en España, solo desde el año 1.987 al año 2.000, los ríos y cauces naturales sufrieron una reducción de su superficie en un 12%, es decir, en 7.508 Has.

PUBLICIDAD

El uso masivo de sal

Para favorecer el derretimiento de la nieve y el hielo, el uso (y abuso) de sal, salmueras y fundentes salinos crea graves problemas. El más directo, en las propias infraestructuras viarias: el cemento, el asfalto, el mobiliario urbano y hasta las señalizaciones se ven afectados por procesos de corrosión. También los crea directamente en el parque automovilístico produciendo daños en vehículos, principalmente en sus carrocerías.

Pero los daños medioambientales son también evidentes y devastadores para el entorno, ya que la sal se arroja, casi siempre, en vías montañosas, que son zonas más frágiles y de ecosistemas sensibles. En ellas, el aumento de la salinidad afecta muy negativamente, pues al disolverse la sal se descompone en elementos sobre el terreno, que se filtran en los acuíferos y terminan en cauces fluviales, afectando también directamente a plantas y animales, pudiendo incluso matarlos.

En el caso del uso masivo en la ciudad de Madrid, también afectará al alcantarillado y las estaciones depuradoras, cuyos digestores biológicos no podrán soportar un aumento tan elevado de la salinidad, por lo que o bien se perderá durante días la posibilidad de depurar correctamente las aguas residuales o bien se tendrá que realizar un bypass de las aguas directamente a los cauces del Manzanares y el Jarama para evitar daños en las plantas depuradoras.

PUBLICIDAD

Ello provocará un daño directo a estos ríos, a la fauna y flora que viven en ellos y a sus riberas. Una tonelada de sal cuesta entre 60 y 80 euros, pero existen alternativas (más caras y más baratas también) como son el acetato de calcio y el magnesio, más biodegradables y menos corrosivas, arenas, gravillas y cenizas vegetales o productos agrícolas residuales como la urea o el jugo de remolacha.

Soluciones

En medio de una escalada global de temperaturas medias, se irán registrando cada vez más eventos episódicos extremos. Pero las grandes ciudades siguen sin estar adaptadas a la emergencia climática ni a fenómenos como Filomena. El cúmulo de restos y residuos nos hace pensar que los desagües, alcantarillado o canalones, no van a estar suficientemente limpios para poder recibir todo el agua de fusión estos próximos días, incluyendo también los de nuestras casas. La planificación urbana debe contar con estrategias y planes de prevención y gestión de riesgos que, a través de una gestión pública, sean capaces de responder de forma rápida y eficaz a las necesidades que se presenten.

La gestión del riesgo de inundaciones exige una visión conjunta a nivel de cuenca y una adecuada ordenación del territorio que se ha obviado. Los políticos/as suelen señalar al insuficiente mantenimiento de los cauces o a la falta de limpieza de los mismos para excusarse.

Greenpeace señala que se debe:

  • Incluir el riesgo de inundación en la planificación urbanística.
  • Contemplar que los usos del suelo en zonas inundables sean compatibles con las inundaciones.
  • Establecer franjas amplias de protección en los márgenes de los torrentes.
  • Trabajar con sistemas eficientes de alerta meteorológica.
  • Contar con más estudios de atribución en y para España, dado que es la única herramienta científica que nos informa, de modo objetivo, sobre la relación entre el CC y un determinado evento meteorológico.
40/1037